Rag’n’Bone Man se hace un tatuaje de su gato sin pelo

El inmenso cariño que el cantante Rag’n’Bone Man siente por su gata, un ejemplar phynx llamado Patricia, acaba de quedar inmortalizado para siempre en forma de tatuaje.

Para tan delicado trabajo, el intérprete de ‘Human’ ha confiado en el famoso artista Dr Woo, el preferido de las celebridades como Brooklyn Beckham, para que le grabara en la piel del brazo un retrato del felino, que pertenece a un tipo de raza característica por la falta de pelaje.

“Todo el reconocimiento a Dr Woo por una pieza maravillosa. Pat, la gata”, escribió el artista, cuyo verdadero nombre es Rory Graham, junto a una fotografía en la que presumen del último diseño en sumarse a su ya más que amplia colección de tinta.

Solo hay que echar un vistazo a las redes sociales para comprobar que Patricia ocupa un lugar muy importante en el corazón de su famoso dueño, quien le ha creado incluso su propio perfil de Instagram en el que deja patente la pasión del animal por las siestas y las carantoñas.

Además, también ayuda a que Rory pueda mantenerse al día de todas sus andanzas mientras se encuentra de gira gracias a las publicaciones de la gata que continúa compartiendo su pareja, Beth Rouy, con quien está esperando su primer hijo y que también realiza alguna aparición puntual en el perfil de Instagram, pero siempre en calidad de acompañante de su protagonista absoluta, por supuesto.

La pasión del músico por los tatuajes, cuyos dos grabados más característicos son sin duda los que luce en los nudillos -en forma de las palabras ‘soul’ y ‘funk’-, empezó siendo aún muy pequeño, y le ha llevado a desarrollar una impresionante cantidad de arte corporal en el que ahora ocupa un lugar destacado Patricia.

Comenzó cuando era un niño. Vengo de un sitio llamado Brighton y cada año hay un rally de motos de Londres a Brighton. Los moteros siempre se paraban a tomar algo en los pubs locales, y a mí siempre me fascinaron los tatuajes de sus nudillos. Los que conducían Harleys siempre tenían los de ‘amor’ y ‘odio’. De niño me fascinaba, me parecía lo más increíble del mundo.

Siempre pensé que cuando fuera mayor también me haría uno, pero no podía tatuarme ‘amor’ y ‘odio’ porque no soy motero, así que el tipo que me hizo los tatuajes me preguntó qué me gustaba y le dije que la música soul. Fue él quien me propuso tatuarme ‘soul’ y ‘funk’ y me pareció jodi**mente genial, recordaba en una entrevista a Interview. Showbiz / Telemetro.com Foto EFE