Kit Harington se arrepiente de haber asegurado que el sexismo afecta por igual a hombres y mujeres

El actor Kit Harington no ha tenido reparo alguno a la hora de admitir que “cometió un error” cuando, en una entrevista concedida el pasado mes de mayo, afirmó con rotundidad que la problemática del sexismo afectaba en la misma medida a los hombres y mujeres de la industria del espectáculo. Semejantes declaraciones, además de no sostenerse con los datos que ofrece la realidad, son atribuidas ahora por el intérprete a su deseo de explicar que los varones del sector en ocasiones también son tratados como meros objetos sexuales.

“Me equivoqué al tratar de expresarlo con palabras. El sexismo contra los hombres es algo que no debería haber dicho, la verdad. Creo que lo que quería decir es que en su momento sentía que se me había cosificado, pero ahora puedo decir que he aprendido a controlar esas situaciones al rechazarlas directamente”, ha reconocido el intérprete británico al diario The Guardian, aunque a continuación ha tratado de verbalizar con mayor precisión su punto de vista sobre el reduccionismo que también padecen ciertos hombres por culpa de su apariencia.

“Mira, sigo pensando que a los hombres también se les puede tratar como si fueran simples objetos, también desde un enfoque sexual. A mí me ha pasado, lo he visto en artículos que se han escrito sobre mí. ¿Me han hecho sentir incómodo en el pasado? Pues sí, ¿que si creo que estoy en la misma posición que una mujer en la sociedad? Pues no. Son dos cosas diferentes y debería haberlas separado. Cometí un error”, ha añadido.

Una de las razones que se esconden bajo la incomodidad que siente el artista cuando se le halaga en exceso por su físico, así como por el lapsus en que incurrió al tratar de compartir su postura sobre la obsesión de la industria por la apariencia, podría residir en su tradicional timidez y en lo molesto que le resulta haberse convertido en uno de los rostros más reconocibles del mundo en poco más de un lustro.

“Creo que, y lo voy a tratar de estructurar en temporadas, la serie empezó a ganar una gran popularidad entre las temporadas 2 y 3, y para mí fue muy emocionante todo ese período, porque cada día que pasaba era más consciente de que ya era todo un fenómeno global. Sin embargo, empecé a pasarlo mal alrededor de la quinta temporada, de repente empecé a sentir que era muy duro, que la intensidad no bajaba. Esa emoción inicial se diluyó y comencé a verme atrapado. Ahora lidio mucho mejor con todo ello porque sé que el final [de la serie] está marcado”, ha aseverado sobre la forma en que gestiona el escrutinio mediático. Showbiz / Telemetro.com Foto EFE