Sobrio… ¡por el dolor!

La muerte de Tom Petty afectó tanto a Kiefer Sutherland, que el actor ha retomado el buen camino.

De acuerdo con un allegado, Sutherland cayó en una depresión tras el inesperado fallecimiento del músico, a quien admiraba sobremanera y consideraba un mentor.

Sin embargo, el golpe ha tenido un efecto colateral positivo, pues desde que se enteró de la noticia, a principios de octubre, no ha bebido alcohol.

“Sus allegados esperan que pueda dejar su horrible hábito de emborracharse de una vez y por todas. A Kiefer le encantan las fiestas y pasársela bien, pero no es autodestructivo, él quiere tener una vida larga”, dijo la fuente a Radar Online.

Sutherland tiene un largo historial de problemas asociados con su gusto por el alcohol, el cual incluye varias multas por conducir en estado inconveniente y un arresto, en 2007. Agencia Reforma / Diario.mx Foto Archivo / El Diario