Vis a vis otro personaje principal muere en la temporada 3

No hay lugar para los villanos del pasado en la tercera temporada de Vis a vis y después de Sandoval, ha sido el turno de Anabel (Inma Cuevas).

Anabel nunca fue buena. Siempre buscó su beneficio personal, sin importarle quien caiga, sin importarle quien sufra ni a quien le duela. Y hasta el día de su muerte, siguió siendo tan mala como podía esperarse de la mayor traficante de Cruz del Sur. Y ambiciosa también, hasta su último suspiro.

‘La bandera de muro’ (3×04) ha sido el capítulo que marcó la muerte de Anabel, asesinada inesperdamente por Altagracia (Adriana Paz), con quien no tenía más relación que compartir la prisión, una como presa y la otra como guardia. Sin embargo, Zulema (Najwa Nimri) se las arregló para convertirla en el blanco de la irascible jefa de seguridad de Cruz del Norte.

Desesperada por encontrar un mercado en la prisión, Anabel cometió el error de retar y poner en peligro el más reciente plan de Zulema para hacer dinero y escapar de prisión, y como Zulema no se casa con nadie, decidió que era el momento de deshacerse de su vieja compañera.

Zulema encontró el cable de aluminio que fue usado para asesinar a Unai (Raúl Tejón), el guardia con el que Altagracia mantenía una relación, y se lo entregó a la funcionaria acusando del crimen a Anabel, quien en realidad no tuvo nada que ver con este homicidio. Aún así, Altagracia decidió creerle a Zulema y al final del capítulo, buscó y encontró a Anabel en la lavandería, minutos después de que esta se salvara de ser quemada viva por Soledad (María Isabel Díaz).

‘Sole’ buscaba justicia. Sabía que Anabel había ordenado el asesinato de su esposo en el desenlace de la anterior temporada de Vis a vis, pero Pruden (Ana Marzoa) la convenció de no mancharse con la sangre de Anabel, asegurándole que esta pagaría tarde o temprano sus culpas, mas no tuvieron que pasar muchos años antes de eso.

Altagracia ingresó a la lavandería, inspeccionó a la rea y encontró un pincho en su bolsillo, el mismo que usó para quitarle la vida. Altagracia perforó el costado de Anabel varias veces con esta punta en cuestión de segundos y al final, a Anabel solo le quedó arrastrarse hasta ya no poder más.

Su último vistazo fue en el documental que siempre acompaña a Vis a vis, donde la presa dice que las personas malas como ella “existimos para que podáis diferencias a las buenas”. Después de eso, pregunta si la extrañarán cuando ya no esté, pero solo recibe silencio como respuesta. Además, desaparece y su último recuerdo es su camisa colocada en el muro de los recuerdos de la prisión, algo que ella esperaba hacer, aunque no con su muerte de por medio. Laprensa.peru.com Foto Fox España