Seis canciones de Nirvana para recordar a Kurt Cobain a 25 años de su muerte

Decía que la razón detrás de la depresión que sufría desde niño era el divorcio de sus padres. Sin embargo, esta aumentó de forma exponencial con el consumo de heroína y alcohol, una tormentosa relación amorosa y su creciente fama como líder de Nirvana.

Finalmente, no pudo más y el 5 de abril de 1994, tras escaparse del centro de rehabilitación donde había sido internado, Kurt Cobain se quitó la vida cuando solo tenía 27 años de edad. Su cadáver fue hallado recién cuatro días después.

El artista dejó una carta de despedida, en la que explicaba su decisión asegurando que se sentía “culpable” por no emocionarse “ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola”.

También se refería a su familia y se lamentaba de no poder disfrutarla. “Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general (…) Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión”, finalizó.

Pionero del género grunge, Cobain era originario de Seattle, Estados Unidos. En 1987 formó el grupo Nirvana junto al bajista Krist Novoselic. Tres años después se les uniría definitivamente el baterista Dave Grohl (actual Foo Fighters).

La carrera de la agrupación fue breve pero exitosa. En 1989 lanzaron su álbum “Bleach” y dos años más tarde “Nevermind”, que logró desalojar a Michael Jackson de la cima de los rankings estadounidenses. Su tercer y último álbum de estudio fue “In Utero”, que apareció en 1993.

De personalidad melancólica y sombría, en 1992 Cobain se casó con Courtney Love en Hawaii y poco después nació Frances Bean, su única hija.

A 25 años de su muerte, Cobain sigue siendo una figura clave para la historia del rock. Según Danny Goldberg, quien fuera mánager de Nirvana entre 1990 y 1994, “su imagen en los medios se tornó un poco distorsionada y se centró de manera desproporcionada en su muerte, y no tanto en su vida y su arte”.

Goldberg, quien esta semana publicó “Serving the servant: Remembering Kurt Cobain” (“Sirviendo al sirviente: Recordando a Kurt Cobain”), aseguró que tras el consumo de drogas y la depresión, había un “genio musical” y un hombre con “un intelecto altamente sofisticado”.

“Fue un cantante increíblemente conmovedor; su voz transmitía una vulnerabilidad y una intimidad que es rara”, declaró Goldberg. M. Francisca Prieto, Emol / Europa Press / AFP / Emol.com Foto AP