Los hijos de Lionel Richie lo matan a disgustos

A sus 69 años, el cantante Lionel Richie ha llegado a una etapa de su vida en la que ya se toma con cierta filosofía los quebraderos de cabeza que de vez en cuando le dan sus tres hijos, la antigua estrella televisiva Nicole Richie (37), y los modelos Miles (24) y Sofia (20), novia esta última del ex de Kourtney Kardashian, Scott Disick.

Y una de las razones por las que ha terminado asumiendo con resignación que sus retoños, por naturaleza, han de darle algún que otro disgusto con sus decisiones vitales reside precisamente en el efecto que él ejerce en ellos a día de hoy, el cual es a su juicio el de “avergonzarles” allá adonde vayan con sus excentricidades.

“Con mis hijos, y yo lo entiendo así, creo que su trabajo es el de darme sustos de muerte. Y he de decir que hasta el día de hoy han hecho un gran trabajo. Y el otro día le dije esto a Nicole: mi trabajo, por otro lado, es el de avergonzarles a ellos todo lo que pueda, hasta el día en que me muera. Ellos me presionan y yo hago lo mismo con ellos, así que estamos empatados”, ha bromeado el exitoso vocalista en conversación con la revista People.

Otro de los motivos que le llevan a ser así de comprensivo y de vengativo, todo sea dicho con sus tres vástagos va ligado a las propias experiencias de juventud del astro de la música, quien también dejó a sus propios progenitores profundamente preocupados cuando les comunicó que su sueño profesional consistía nada menos que en triunfar en la siempre competitiva industria discográfica.

“Me acuerdo perfectamente de la cara que pusieron mis padres cuando les traté de explicar que había formado una banda llamada The Commodores y que íbamos a ser una especie de Beatles pero en negros, y que terminaríamos dominando el mundo. Esa era la misma cara que pongo yo cuando Nicole, Miles o Sophia me vienen con una de sus ideas”, ha explicado en la misma conversación. Showbiz / Telemetro.com Foto EFE