La emoción, a flor de piel

El director Jon Favreau acababa de salir de una sesión de musicalización de “The Lion King (El rey león)” con Hans Zimmer y una orquesta.

Era para la estampida (sí, esa estampida). Y cualquiera que esté familiarizado con el clásico animado de 1994 podrá imaginarse que el ambiente se tornó sentimental con las imágenes de Favreau proyectadas al fondo.

“Trabajar en esto no hace que sea menos conmovedor”, dice el realizador.

Y ni le pregunten lo que fue escuchar a James Earl Jones grabar la voz de Mufasa.

Favreau y un ejército de personas le está dando los últimos toques a lo que quizás sea el estreno más anticipado del verano, que con tres años en desarrollo y la participación de algunos de los nombres más grandes de la industria del espectáculo, incluida Beyoncé, no podría generar mayores expectativas. Ninguno de los otros grandes estudios se atreve si quiera a competir con el estreno de “El rey león”, previsto para el 19 de julio.

La cinta original, estrenada en junio de 1994 durante la cumbre del renacimiento del cine animado de Disney, llegó a ser la película más exitosa del año en la taquilla mundial (en Estados Unidos quedó de segundo, después de “Forrest Gump”), ganó Óscares a la mejor música original (de Zimmer) y mejor canción (“Can You Feel the Love Tonight” de Elton John) y fue llevada a Broadway en un espectáculo que hoy es el tercero más longevo y uno de los más exitosos de la historia. Así que era cuestión de tiempo que Walt Disney Co., en su nueva era de remakes con actores de carne y hueso, adaptara su obra más querida.

Favreau no había terminado con su versión de ““El libro de la selva” cuando comenzó a preguntar sobre los planes para “El rey león”.

Había aprendido mucho sobre tecnología de captura de movimiento y tenía un equipo que sabía colaborar con él. Estaba listo para llevarlo al próximo nivel, así que levantó la mano y se ofreció para la tarea.

“En cierto modo hice campaña por esto”, admite.

El estudio esperó hasta después del estreno de “El libro de la selva” para darle la noticia oficial, pero la cinta de 2016, que fue bien recibida por la crítica y el público, resultó una muy buena prueba. Y se dispuso a prepararse para su versión de “El rey león” con “actores reales” que de hecho no incluye a actores reales.

Es una combinación de realidad virtual y “animación con keyframe”, con animales animados a mano, “igual que en las viejas cintas animadas”, explica. . En otras palabras, si visitaran el set no encontrarían a un montón de actores corriendo como leones con trajes de puntitos para captura de movimiento. Fue más bien una “caja negra con gente usando audífonos y lentes de realidad virtual”.

La realidad virtual se usó para “conducir la cámara” y “en vez de tener a un solo diseñador en una computadora fue un equipo completo operando cámaras virtuales en un ambiente de realidad virtual”,.

Ese equipo incluyó al fotógrafo Caleb Deschanel, quien ha recibido seis postulaciones a los Óscares.

El resultado es que “debe sentirse como una película con actores reales”, aun si técnicamente es una cinta animada, señala Favreau.

Para el elenco, que incluye a Donald Glover como Simba, Beyoncé como Nala, Chiwetel Ejiofor como Scar, Seth Rogen como Pumbaa y Billy Eichner como Timón, el proceso fue bastante similar a lo que hubieran hecho en una cinta animada tradicional, pero Favreau también filmó a los actores durante sus sesiones de grabación de voz para ayudar a los animadores. Sabía que se vería raro trasladar expresiones humanas a los rostros de los felinos y demás animales, así que las emociones se reflejan por medio de lenguaje corporal (y ligeros movimientos de boca para los diálogos).

Quienes hayan visto los tráilers habrán reconocido momentos clave del filme de 1994 y se preguntan si se trata de un remake plano por plano. Favreau dice que no.

“Difiere bastante”, señala. “Es mucho más larga que el filme original. Y parte de lo que estamos haciendo aquí es darle una mayor dimensión a nivel visual y de historia y de emoción”.

Los principales puntos de la trama son los mismos, pero como en el musical también hay diferencias. Además, Favreau quiso sacarle partido a la originalidad de sus actores. Para Beyoncé, por ejemplo, cambió el modo de dirigir y abordar la animación tras verla transformarse en el escenario con cada una de sus canciones.

“Nala es un personaje muy poderoso que es guerrero y también tiene un gran corazón y encapsula muchos arquetipos diferentes”, apunta. “Quería que la forma en que era coreografiada y con los leones y las escenas de pelea resonaran con el poder con el que (Beyoncé) coreografía sus espectáculos en vivo”.

Y por supuesto está la música, que es tan importante como las imágenes para evocar toda la emoción y nostalgia asociada con la cinta original.

Zimmer actualizó y desarrolló su propia partitura de hace 25 años, que también integrará música de la puesta teatral y la película en 2D.

“Es una versión bastante exuberante de la banda sonora y la partitura”, explica Favreau.

Habrá algunas canciones reconocibles, incluyendo “Can You Feel the Love Tonight”, “Hakuna Matata”, “Be Prepared”, “I Just Can’t Wait to Be King” y “Circle of Life”, además de algunas nuevas.

Y los realizadores esperan que esta versión resuene no solo con las generaciones que crecieron viendo “El rey león”, sino con un nuevo grupo de niños que puedan experimentarla por primera vez.

“Se trata del ciclo de la vida y de alcanzar la edad adulta y decir adiós y todas estas cosas con las que lidiamos”, apunta Favreau. “No es una historia que se cuenta a menudo, pero probablemente es la historia más universal”. AP / Yucatan.com.mx