FBI reabre caso de muerte de un joven en EE.UU. luego que su historia apareciera en serie de Netflix

Netflix estrenó el pasado 1 de julio la serie “Misterios sin resolver”, un remake del popular programa de televisión que mostraba casos policiales que siguen sin solución.

El cuarto capítulo se trata de la historia de Alonzo Brooks, un joven que falleció en abril del 2004 luego de participar en una fiesta. Tras no encontrar mayores pruebas, el FBI decidió cerrar el caso. Pero eso cambió, porque tras la publicación del episodio, la familia anunció la reapertura del caso.

“Como algunos de ustedes pueden saber, pero para aquellos que no lo saben. El FBI ha reabierto el caso de Alonzo con una recompensa de 100,000.00. Esperamos que esto pueda atraer a alguien a presentar información que conduzca a un arresto”, señala la familia en una publicación de Facebook.

“La familia merece que se resuelva este caso, los padres de Alonzo, hermanos, abuelos, sus sobrinas y sobrinos junto con sus tías y tíos, y primos han esperado demasiado tiempo y merece justicia. Ahora con eso dicho, el FBI necesita estar totalmente concentrado en hacer su trabajo comprometiendo todo su tiempo tratando de resolver este caso. No pueden dedicar todo su tiempo haciendo esto si la gente está ahí fuera amenazando a la ciudad, nombres que están en las redes sociales y así como los que habían sido entrevistados en el show de misterio sin resolver. No estás ayudando a los asuntos. Solo te estás tomando el tiempo de los agentes para investigar las amenazas. Así que paren con las amenazas que no están ayudando, están añadiendo al problema”, se agrega.

El capítulo muestra como Brooks sale a una fiesta junto a un grupo de amigos en un pequeño condado de Kansas conocido como La Cygne.

Luego de un rato, los amigos se van y dejan solo al joven. Desde ahí no se supo más de él. Al comenzar su búsqueda,s e encontró sus zapatillas y su gorro. Ahí el FBI tomó el caso.

Pero no dio frutos. Entonces la familia decidió comenzar su propia búsqueda, encontrando el cuerpo en un arroyo cercano a la casa donde fue la fiesta.

En la serie se entrevista a los amigos que estuvieron con él y a la familia, que cree que su muerte se debió a un tema racial, ya que como ellos mismos señalan, era el único de color en la celebración.

Tras no encontrar mayores pruebas, y que las muestras de la autopsia no arrojara pistas, el FBI cerró el caso. Redactado por Leonardo Vallejos, Emol Foto Pantallazo