Carlos Vives escarba en el origen de la música colombiana

Carlos Vives pasó los últimos años escarbando los orígenes de la música de su tierra. El resultado: su 14o. álbum de estudio, “Cumbiana”, y un documental de 45 minutos sobre los principios de la cumbia y el vallenato.

El mediometraje, titulado “El mundo perdido de Cumbiana” y estrenado la semana pasada a través del Museo del Grammy, detalla los esfuerzos que se hicieron en cada una de las 10 canciones del disco, lanzado en mayo pasado, y resalta los retos ambientales que afronta el ecosistema del Río Magdalena, el principal de Colombia.

“Cumbiana es el nombre que encontré para hablar del territorio de la cumbia. Es un territorio de la cultura anfibia de Colombia que une varios ríos, sus valles, sus ciénagas. Es parte de la cultura del Pacífico y especialmente del Caribe”, explicó el astro colombiano.

El cantante y compositor se sumergió en la cultura anfibia, de la costa norte de Colombia, en busca de los orígenes indígenas de la cumbia. Para su sorpresa, aprendió que muchos de los ritmos y sonidos de este género musical nacieron en las Américas mucho antes de llegada de la influencia africana al continente.

“Eso es lo más emocionante porque siempre hemos tenido como pena, vergüenza. Incluso hemos creído que la música prehispánica o lo indígena era triste, era pobre, y resulta que descubres que no, que realmente era muy espiritual, muy alegre”, dijo.

Vives fusionó su clásico sonido vallenato con ritmos contemporáneos en colaboraciones con artistas como Alejandro Sanz, Rubén Blades, el jamaiquino Ziggy Marley y la canadiense Jessie Reyez.

El cantante también celebra el 25o. aniversario de uno de sus temas más emblemáticos: “La tierra del olvido” (1995). Sirvió para muchos como introducción al vallenato, pero con un toque moderno.

Vives explicó que era una época en la que otros artistas colombianos trataban de apegarse a sus raíces, mientras experimentaban con su propio sonido.

“Ese disco representa un poco ese momento de la historia. Es el mismo año que Aterciopelados hace uno de sus clásicos más importantes”, dijo Vives en alusión a “El Dorado” del dúo. “Era todo lo que estaba pasando, como reinventarnos en nuestra música. Y entonces se volvió un símbolo de ese momento”. AP / Yucatan.com.mx