Miniserie los hace infelices

La experiencia de grabar la miniserie “The Third Day” en la isla Osea, en Reino Unido, fue para sus protagonistas muy parecida a lo que sus personajes viven en pantalla, llevando sus emociones al máximo.

En el thriller psicológico Jude Law interpreta a un padre de familia llamado Sam, quien ha sufrido un doloroso trauma en su pasado y un día llega a la isla por azares del destino.

“Emocionalmente no fue un lugar muy agradable para estar, para ser honesto”, comenta el actor Jude Law.

“Tuve una experiencia muy satisfactoria al hacer esto, realmente disfruto trabajar con la gente, es un grupo maravilloso de personas, pero estar en la piel de Sam durante tanto tiempo no fue una experiencia feliz porque estaba sufriendo mucho”, recuerda el actor.

Protagonizada por Law, Naomie Harris y Katherine Waterston, entre otros, se trata de un thriller psicológico que se desarrolla en una misteriosa isla donde no todo es lo que parece y en la que los personajes quedan atrapados cuando la marea sube y el único camino para salir de ahí queda sellado hasta el siguiente día.

Para el actor el reto fue tal que ya no puede escuchar una canción que su personaje escucha en una de las escenas más tristes.

Similitud

Si en algo se sintió reflejado fue en cómo Sam usa música para traer a vuelta estados de ánimo cosa que, si bien no hizo en esta producción, acostumbra en los set de grabación para estar listo antes de su escena.

“Afortunadamente nunca he experimentado algo tan espantoso como Sam, tengo algunos temas que escucho que me recuerdan a ciertas personas y momentos pero no los compartiré porque son míos”, explica.

“Lo que puedo decir es que ya no puedo escuchar esa canción porque cuando lo hago es como un gatillo que me pone muy mal, nunca me había pasado algo así”.

Law y Katherine están a la cabeza de la primera parte de tres capítulos llamada “Summer”, mientras que Harris protagoniza los últimos tres episodios ya bajo la estación “Invierno”.

Además habrá una experiencia teatral inmersiva en vivo y en tiempo real en octubre con los actores, quienes regresarán a la isla en la que vivieron tantas cosas.

“Cuando el camino desaparecía realmente sentías que no podías escapar y creo que eso afectó a todo el grupo porque al final de la semana estaban en línea en la orilla esperando volver a casa”, comparte Katherine.

“Lindo” y “claustrofóbico”

“Había algo muy lindo o también inusual sobre vivir en donde estás filmando. Katherine tenía una pequeña cabaña, yo tenía una y había un par de tomas y luego podías ir a la villa. El departamento de cámaras estaba en una cabaña, el de sonido estaba en un pub, como si todos estuviéramos realmente viviendo en la isla. Fue inmersivo, por un lado claustrofóbico y ciertamente inevitable”, relata el actor. El Universal / Yucatan.com.mx