Ángela Aguilar al tope con sus proyectos

Ángela Aguilar está feliz de la vida, soportando la pandemia en el mejor lugar que le pudo haber tocado: el inmenso rancho de su familia en Zacatecas, México.

Aunque los Aguilar tienen su residencia en una ciudad cercana a Los Angeles, en Estados Unidos, se encontraban en Cancún de vacaciones cuando el mundo se detuvo debido a los contagios por el coronavirus. Entonces la familia voló en un avión privado a esa propiedad, donde desde entonces se refugian.

“O sea, estoy en las nubes”, dijo la cantante que el 8 de octubre cumplirá 17 años.

Ángela, hija del celebrado cantante Pepe Aguilar, y nieta del legendario intérprete Antonio Aguilar, pasa los días entre sus proyectos musicales, empresariales y escolares. Actualmente estudia el bachillerato, al que asiste virtualmente y que espera terminar en dos años.

Después de eso, no tiene claro si seguirá estudiando porque ya eligió su carrera; es cantante desde los 7 años, así que si se decidiera por algo sería por estudios relacionados con la música o la moda, dijo.

Otra faceta que ha desarrollado es la de empresaria, algo que heredó de sus papás, dijo. Hace unos meses sacó al mercado una muñeca tipo Barbie, pero con sus características. Ha sido una sensación sobre todo entre las niñas chiquitas, que la siguen por montones. Ellas fueron su inspiración, cuando las veía llegar a sus conciertos vestidas con réplicas de los vestidos que ella usa en sus shows.

“Las vi y dije, ‘son como muñequitas”; hay que hacer unas para que las tengan”, dijo Ángela, quien también desde su rancho participa en una campaña de la Junta de Procesadores de Leche de California. Con la iniciativa llamada El vaso medio lleno noticias, la artista ofrece consejos a niños y adultos para que vean el lado positivo de las cosas. Los episodios, que graban ‘influencers’ cada semana, se transmiten en sitios web de esta junta.

Así que desde ya, Ángela forma parte del selecto grupo de famosos que participa en esta campaña cuya característica es un marcado bigote de leche en el rostro.

Su próximo proyecto es un disco con temas inéditos que se estrenará en enero. Será de canciones rancheras “con todos los colores del mariachi”, con composiciones para bailar, que hablan del amor y del desamor.

“Será una experiencia diferente porque nunca me han visto de esa forma”, dijo. “Yo soy bien dramática, ni siquiera novio tengo y ya me creo mis historias de desamor, lloro y todo; el disco va a estar padrísimo porque me abrí mucho”. Por Victoria Infante / Laopinion.com Foto Cortesía