Tommy Lee llegó a beber varios litros de vodka al día

Los fans de Tommy Lee recordarán que a principios de 2018 protagonizó una intensa polémica con su hijo Brandon, el mayor de los dos que tiene con su exmujer Pamela Anderson, después de que ambos se enzarzaran en una pelea, que no está claro quién empezó y a la que siguió un duro cruce de acusaciones muy público que afortunadamente acabó en reconciliación meses más tarde. Según ha desvelado ahora el roquero, aquella discusión coincidió con un momento en el que había vuelto a beber tras cuatro años sobrio.

El batería de Motley Crüe suele pasar por “fases”, como le gusta definirlas, en las que oscila de un extremo a otro: primero, decide dar un cambio radical a su vida y “dejar de hacer tonte**as”, lo que incluye consumir todo tipo de sustancias, hasta que se aburre y empieza a echar de menos la fiesta, lo que le lleva a retomar de nuevo las malas costumbres.

Tras concluir el final de la última gira de la banda, se encontró con todo el tiempo del mundo entre manos y nada que hacer, por lo que se entregó a su pasión por el vodka mientras flotaba en la piscina de su mansión. “Es como si estuviera bebiendo sólo por aburrimiento. Me despertaba y me servía un vaso con vodka con un pequeño toque de arándano o limón. Me bebía dos galones al día; no estoy hablando de pintas o de cuartos, sino galones… esos recipientes con las asas grandes. Era una locura… Al final me dije: ‘Amigo, estás bebiendo lo suficiente como para que un día te mueras’. Y ni siquiera me perturbó la idea”, ha desvelado en una entrevista al portal Yahoo.

Al final fue su esposa Brittany Furlan quien consiguió que entrara en razón al confesarle que temía seriamente despertarse un día y encontrarle muerto en la cama. Tommy ingresó en una clínica de rehabilitación y dentro de dos semanas cumplirá un año sin consumir alcohol. “No sé si va a ser para siempre, pero por el momento, hoy no he bebido vodka”, ha celebrado.

Lo más irónico de todo, en su opinión, es que los excesos que han marcado su carrera profesional no le han pasado factura a su salud. En una revisión reciente, su médico le informó sin salir de su asombro que no había sufrido ningún daño hepático en su última juerga descontrolada. “Me dijo: ‘No sé cómo lo haces, pero tu hígado está bien. De hecho, estás muy sano. ¿De qué estás hecho?’. Yo le tuve que preguntar si estaba seguro de que no había mezclado mis resultados con los de otro tipo que también se apellidara Lee”, ha afirmado sin poder contener la risa. Showbiz / Telemetro.com