Paulina Rubio sigue dando que hablar en Instagram, tras aparecer haciendo “burpees” en honor a Joe Biden

En los últimos tiempos, las redes sociales le han dado casi tantos disgustos a la chica dorada, Paulina Rubio, como los problemas legales con sus exparejas, Nicolás Vallejo-Nágera y Gerardo Bazúa, por la custodia del hijo que tiene fruto de cada una de esas relaciones sentimentales.

En abril, Paulina se vio envuelta en una fuerte polémica por un directo de Instagram en el que parecía costarle mantener el hilo de su discurso y, en un momento concreto, se inclinaba hacia la mesa que tenía delante para que su rostro quedara fuera de plano unos segundos. Muchos dieron por sentado que había tratado de esnifar discretamente algún tipo de sustancia.

Desde entonces, sus publicaciones se han analizado hasta el más mínimo detalle con la misma atención que se dedica a las de Britney Spears, otra estrella del pop cuyo comportamiento en la esfera virtual ha dado mucho que hablar. El vídeo con el que Paulina celebró hace unos días la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales estadounidenses dando saltos y haciendo ‘burpees’ desconcertó a una buena parte de sus seguidores, y ahora ha vuelto a indignar a otros tantos con una nueva grabación en la que envía un mensaje tanto a sus fans como a sus detractores.

“Ha sido un día larguísimo. Muchísimas gracias por sus comentarios, por sus ‘likes’, por su buen rollito”, asegura la cantante, que aparece recostada en un sillón con un vestido de estampado de cebra mientras le quitan unas botas de caña alta. “A los lovers, a los haters… I love you”, añade en una voz cantarina lanzando un beso muy sensual a la cámara.

En la sección de comentarios, los mensajes se dividen entre quienes le envían su apoyo incondicional y quienes aseguran que su estado en ese vídeo es más que cuestionable. Showbiz / Laopinion.com Foto Miguel Larrauri / Agencia Reforma