Donald Trump “forzó” al máximo su cameo en “Mi Pobre Angelito 2”

El director de cine Chris Columbus, responsable de buena parte de las películas de la saga ‘Harry Potter’, así como de comedias tan recordadas como ‘Señora Doubtfire’, también tiene en su haber la realización de las dos primeras cintas de la serie ‘Solo en casa’ que consagraron a Macaulay Culkin como el gran ídolo infantil de principios de los noventa. Y para aquellos que no recuerden con exactitud lo que ocurría en la trama del segundo de estos filmes, el propio cineasta se ha encargado ahora de contar algunas anécdotas del rodaje neoyorquino y, sí, del breve cameo que en la película realizaba el todavía presidente de Estados Unidos Donald Trump.

En esa época ver al entonces carismático y exitoso empresario en el cine o la televisión era algo relativamente habitual, ya que por esas fechas también hizo una llamativa aparición en la mítica serie ‘El Príncipe de Bel Air’ que, pese a que no sacó a relucir precisamente unas grandes habilidades interpretativas, le sirvió para cimentar su reputación de millonario extrovertido, mujeriego y descarado, unos rasgos que hoy en día le valen fuertes críticas pero que, todo sea dicho, en esos años formaban parte de la receta de su popularidad.

En función de lo que ha venido contando el ahora derrotado mandatario republicano a largo de los años, parece que las productoras y los canales de televisión llamaban constantemente a las puertas de su despacho para pedirle e incluso rogarle que se prestara a tales cameos, dado el impacto promocional que podría derivarse de su figura. Sin embargo, ahora el citado Christopher Columbus ha revelado el otro lado de la historia, al menos el que le concierne a él, el cual pinta un retrato ligeramente diferente de esas ‘negociaciones’.

“Trump nos dio permiso para filmar en el vestíbulo del Plaza [emblemático hotel de su propiedad]. Entonces pagamos la tarifa correspondiente y pensamos que ahí se quedaría la cosa. Pero no, nos dijo: ‘Solo podréis usar el Plaza si yo salgo en la película’. Al final cedimos a su petición y cuando hicimos sus primeras pruebas en pantalla, la cosa más extraña del mundo sucedió. La gente no paraba de vitorearle cada vez que salía en pantalla. Así que le dije a mi editor: ‘Déjale en la película, va a ser un momento para el público'”, ha explicado Columbus sobre la obsesión del magante con la atención mediática y, por supuesto, con la eufórica admiración que despertaba entre los ciudadanos de a pie.

En su reveladora entrevista al portal Insider, el afamado director ha reconocido que se sintió muy presionado para incluir a Donald Trump en el metraje, atribuyendo al aún presidente una estrategia muy agresiva e insistente para lograr sus objetivos: “Sí, la verdad es que se comportó como un ‘bully’ para salir en la película. Básicamente nos forzó a hacerlo”, ha admitido. Showbiz / Telemetro.com