Boda masiva en Cancún sin cubrebocas ni sana distancia, famosos asistieron al evento

En plena pandemia, Irina Baeva, Gabriel Soto, Roberto Palazuelos o Lorenzo Méndez fueron solo algunos de los famosos que disfrutaron este fin de semana de una espectacular boda que se celebró por todo lo alto en Cancún, Quintana Roo.

Este viernes 20 de noviembre, tras un año y medio de relación, Odalis Gómez Millar, hija del reconocido promotor de boxeo Pepe Gómez, contrajo matrimonio con Michel Escalle. En los videos que publicaron los novios en Instagram, se aprecia que durante la celebración la mayoría de invitados no utilizó cubrebocas durante importantes períodos de tiempo, y no se respetó la sana distancia.

Tal y como se observa en las imágenes, el enlace se llevó a cabo en una capilla en la que entraron numerosas personas, sin separación entre las sillas. Tras esto, se realizó un gran banquete y los asistentes bailaron en la pista de baile, donde tampoco se respetó un espacio de metro y medio. Varias bandas amenizaron la noche, y Lorenzo Méndez, ex pareja de Chiquis Rivera, subió al colosal escenario.

Aunque se desconoce el número de invitados del evento y la capacidad total del lugar, las publicaciones en redes sociales muestran que acudió una gran multitud. Entre las celebridades que se divirtieron en la fiesta se encontraron también el púgil estadounidense Óscar de la Hoya, o el famoso ex boxeador mexicano Julio César Chávez, quien acudió junto a su esposa, Miriam Escobar.

Con un vestido rojo satinado, Irina Baeva también disfrutó del lujoso enlace. Ella estuvo acompañada de Gabriel Soto, y los dos posaron para las cámaras sin mascarilla, como muchos de los invitados.

Las imágenes del evento detonaron la indignación en redes sociales. Aunque en Quintana Roo el semáforo epidemiológico se encuentra en color amarillo, y este tipo de eventos no son ilegales -ya que se logró controlar los contagios en la entidad-, la magnitud de la celebración hizo estallar la polémica. Y es que en otros estados sí se está viviendo un rebrote, o se está a punto de regresar al semáforo rojo, como en la Ciudad de México, donde residen algunos de los invitados.

Además, experiencias anteriores demuestran que las bodas pueden convertirse en un importante foco de propagación del Covid-19 en el país. Así ocurrió por ejemplo en el enlace que se celebró en Coahuila en el mes de octubre, donde acudieron 700 invitados y 90 se contagiaron de coronavirus. A finales de junio, alrededor de 200 personas asistieron a un casamiento en uno de los municipios más ricos del país, San Pedro Garza, Nuevo León, y también surgieron nuevos casos de Covid-19.

“El fin de semana pasado vivimos varias bodas, una de ella fue muy notoria por la difusión que hubo en redes sociales, no tenemos posibilidad de entrar a los hogares. Tengo que decirlo, en representación de este municipio, en base a toda evidencia científica que hemos recabado: son actos de irresponsabilidad”; dijo entonces el alcalde de San Pedro Garza, Miguel Treviño Hoyos.

Más recientemente, en noviembre, el jefe de medicina interna del Centro Médico ABC, Francisco Moreno, en Ciudad de México, llamó la atención también sobre el riesgo de celebrar estos eventos durante la pandemia.

“Tengo 70 pacientes enfermos en este momento de una sola boda porque, al segundo tequila, todas las mascarillas se caen”, dijo el doctor.

Según las cifras reportadas por la Secretaría Estatal de Salud de Quintana Roo, hasta el 21 de diciembre se contabilizaron en la entidad 14,037 casos positivos y 1,901 defunciones.

En Quintana Roo hay 13,992 casos positivos, 380 casos en estudio, 1,899 defunciones. Además, hay 322 casos en estudio. Infobae.com Foto Instagram / @lorenzomendez7