Cantará desde el cielo

Laura Pausini interpretará su tema candidato al Óscar, “Io Sí”, desde la azotea del Museo de la Academia de Hollywood en Los Ángeles, confirmó la organización.

La cantante italiana actuará junto a la coautora de la canción, Diane Warren, en un programa antes de la entrega de premios, en el que también participarán el resto de candidatos a Mejor Canción Original: Celeste, H.E.R., Leslie Odom, Jr., Daniel Pemberton y Molly Sandén. El especial, “Oscars: Into the Spotlight”, servirá como sustitución de la tradicional alfombra roja, imposible de celebrar por la pandemia del coronavirus, que ha obligado a reinventar todo el formato de la gala.

De los cinco temas candidatos, cuatro se interpretarán en Los Ángeles y uno, el del musical “Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga”, desde Islandia.

“Nuestra sugerencia es sintonizar toda la emisión, de lo contrario, se perderán algo inesperado y divertido”, afirmaron los productores del evento Steven Soderbergh, Stacey Sher y Jesse Collins en conferencia virtual.

Una ceremonia concebida como si fuera una película y cien por cien segura contra el coronavirus. Esa es la doble receta que propondrán los premios Óscar, que se celebrarán el próximo domingo y de la que sus productores desvelaron detalles.

“No hay ningún universo posible en el que vayamos a poner a alguien en riesgo”, prometió Soderbergh.

Los Óscar de la pandemia, que se retrasaron dos meses para tratar de esquivar el coronavirus, llegan tras una temporada de premios con aciertos puntuales, como los íntimos y emotivos Grammy, y bastantes ideas desafortunadas, como el empacho de Zoom del Globo de Oro.

La gran fiesta del cine se ha conjurado para celebrar una ceremonia lo más presencial posible y para ello cambiará su centro de operaciones del Teatro Dolby a Union Station, la estación de trenes de Los Ángeles.

Soderbergh, Sher y Collins comparecieron desde las afueras de Union Station, donde se veía un espacio amplio y al aire libre todavía en construcción, con algunos arreglos florales y con una decoración de estatuillas al fondo. Sin sorpresas, las primeras cuestiones giraron en torno a cómo se ajustarán estos premios a las medidas para evitar los contagios.

“Lo primero que nos preguntamos es si podríamos hacer esto de manera segura para los asistentes y que sea algo que no nos recuerde todo el dolor y el distanciamiento que tantos millones de personas han vivido en los últimos 14 meses”, apuntó Soderbergh.

Los productores admitieron que garantizar un entorno seguro es algo “increíblemente complejo”, pero señalaron que su enfoque se basa en “la ciencia y el sentido común” e insistieron en que la industria del cine fue de las primeras en idear protocolos para volver al trabajo cuando estalló la crisis del coronavirus. EFE / Yucatan.com.mx