Migración y homofobia

Exponer una historia de amor y superación personal, hizo que de forma inesperada la directora Heidi Ewing hiciera un “acto político” en su película “Te llevo conmigo”, un filme que retrata no solo el amor entre dos personas del mismo sexo sino las dificultades de la migración y la homofobia en México.

“No es una película política. Pero puede ser que hacer la película sea un acto político”, respondió Heidi Ewing en entrevista sobre la cinta que llegará a salas nacionales el 8 de julio.

La historia de amor que retrata Heidi en su primera película de ficción es la de Iván y Gerardo, dos hombres nacidos en Puebla que se enamoran pero que las condiciones de vida que mantienen en su país los obliga a separarse en busca del “sueño americano”.

Por un lado, enfrentan la discriminación de su familia y la sociedad respecto a sus preferencias sexuales mientras que, por otro lado, las posibilidades de acceder a un estilo de vida digno les es imposible por la precariedad que afrontan día a día.

“Me atrajo mucho la historia de amor. (…) Trata mucho de los sacrificios que uno hace por el otro, pero a su vez es una historia que coincide con temas de migración, de sexualidad, y de familia. Es una película que trata de hijos y padres, tiene un poco de todo”, afirma Heidi.

De niño, Iván disfruta ver los vestidos que su madre costurera realiza todas las tardes en su casa, también le gusta vender tamales con su padre, por quien siente un amor profundo, pero del que siente su rechazo.

La vida de Gerardo es más radical, su padre es un hombre de rancho que no permite que en el pueblo llamen a su hijo “mujercita” y es castigado duramente por haberlo provocado.

Estas escenas aparecen en forma de recuerdo, como muchos otros que acompañan los sentimientos de añoranza que Iván y Gerardo tienen sobre regresar a su país algún día, situación que se ve frustrada por su situación migratoria en Estados Unidos, que les impide viajar.

“Te llevo conmigo” aborda lo complejo que es abandonar el lugar de origen, las complicaciones físicas y psicológicas para cruzar la frontera de México y Estados Unidos ser atrapado, así como el vacío que genera el estar alejado de sus seres queridos y sus tradiciones.

Con tintes un poco legales y la aparición de los verdaderos Iván y Gerardo que inspiraron la ficción, Heidi no se separa del todo del documental, género que le valió una postulación al Óscar en el 2007.

Armando Espitia es el actor que da vida a Iván, mientras que Christian Vázquez interpreta a Gerardo.

Ambos, no pueden describir con otra palabra que no sea “mágico” el proceso que vivieron en la filmación.

“Suena hipie, pero de verdad hubo una especie de magia. Cuando quieres tanto una historia y te importa tanto, como lo hizo Heidi, sucede una magia”, dice Armando.

“Fue un proceso muy generoso, un acto de amor todo el tiempo. Me emocionaba ver lo que estábamos creando dentro y fuera del set y cuando fue el momento de conocer a Iván y a Gerardo fue mágico”, añade Vazquez.

Gana premios

“Te llevo conmigo” ya participó en certámenes como el Festival de Cine de Tribeca, y tuvo su estreno en el Festival de Sundance donde ganó los premios Next Innovator y el de la audiencia en 2020. EFE / Yucatan.com.mx