Condenan a muerte al “Destripador de Hollywood”, asesino de la ex de Ashton Kutcher

Michael Gargiulo, conocido popularmente como “El Destripador de Hollywood” fue condenado a muerte en el estado de California por el asesinato de dos mujeres, entre las que se encuentran la ex novia de Ashton Kutcher.

Aunque la sentencia fue retrasada por la pandemia, finalmente un juez dictó la pena de muerte, luego de que un jurado lo declarara culpable hace dos años y recomendara su ejecución.

Por el momento, se sabe que Michael no será ejecutado, debido a que California dispuso una moratoria de las ejecuciones en 2019, es decir, una ampliación del tiempo que se concede para cumplir una obligación o sentencia. Hasta el momento se desconoce la fecha en que será llevado al corredor de la muerte.

LOS ASESINATOS DEL “DESTRIPADOR DE HOLLYWOOD”

Uno de los capítulos más oscuros en la vida de Ashton Kutcher fue el brutal homicidio de su ex novia, Ashley Ellerin, ya que éste se vio obligado a testificar en el caso.

Fue en 2001 que la joven de 22 años de edad, fue hallada sin vida en su casa en Hollywood, con 47 puñaladas en su cuello, pecho, espalda y estómago.

A casi 18 años del crimen, el actor de “The Ranch” acudió al juicio para relatar lo ocurrido la última vez que habló con Ashley, a pocas horas de su asesinato.

Fue a las 8:24 pm que ambos quedaron de verse luego de que el famoso terminara el rodaje de “That 70s Show”. Sin embargo, él llegó a su cita casi dos horas tarde. Aunque volvió a llamarla a las 10:15 pm, , ella ya no contestó. Entonces decidió pasar por la casa de su entonces novia a las 10:45 pm.

Toqué la puerta y nadie respondió”, contó en el juicio.

Según relató, antes de irse miró por la ventana y vio unas manchas rojas sobre el suelo, pensando que se trataba de vino, cuando en realidad era sangre, pensando que las había roto porque estaba molesta con él por su retraso.

“La c*gué”, declaró en aquel entonces.

Gargiulo también fue condenado por la muerte de Maria Bruno, de 32 años, a quien asesinó en 2005, con 17 puñaladas. Se le imputó también por el ataque a Michelle Murphy, en su departamento en Santa Mónica en 2008; sin embargo, ella logró escapar y pedir ayuda a la policía. La sangre en su ropa coincidió con el ADN de Gargiulo, lo que sirvió para atraparlo.

Según Dan Akemon, fiscal de distito, Michael agredía a mujeres que vivían cerca de él y esperaba pacientemente para atacarlas, planeando cuidadosamente sus asesinatos. Por Amelia Obregón / Elimparcial.com Foto AP / Damian Dovarganes.