Kelly Clarkson se niega a pagar por el rancho de su exmarido

La cantante Kelly Clarkson y su exmarido Brandon Blackstock siguen inmersos en un intenso tira y afloja para determinar sus correspondientes responsabilidades económicas en el marco de su proceso de divorcio.

Tras ceder de forma temporal y asumir un llamativo pago de 200.000 dólares en concepto de manutención tanto de sus hijos como de su ex, la intérprete está haciendo todo lo posible para llegar a un acuerdo definitivo con el productor y agente que resulte conveniente para ambas partes.

La última información que ha trascendido del proceso, procedente del portal de noticias TMZ, apunta a la posibilidad de que Kelly se haya comprometido a abonar cada año las tasas escolares de sus dos hijos en común con Brandon, Remington Alexander y River Rose.

Eso sí, y a diferencia de lo que pretendía su exmarido, la estrella de la música no sufragará ningún gasto relacionado con el mantenimiento del rancho en el que todos vivían hasta hace bien poco, ya que esta finca pertenece a Brandon y a su familia.

La decisión habría sido ya validada por el juez y, por tanto, el exmatrimonio ya ha salvado un escollo a fin de disolver su matrimonio lo antes posible y desde una posición de concordia. En cualquier caso, hasta que no termine el proceso y ambos vuelvan oficialmente a la soltería, Kelly seguirá pagando 150.000 dólares mensuales a Brandon para el mero beneficio de este, ya que el dinero que recibirán sus retoños cada mes se cifra en 45.000 dólares. Fuente RSS / Telemetro.com